miércoles, 30 de marzo de 2016

Tertulia




Se han puesto en contacto conmigo desde una famosa emisora de radio para que participe en una tertulia sobre el sexo de pago y estoy muy indecisa sobre qué hacer. Quizás escribiendo un poco me aclare, escribir siempre me ayuda a aclarar ideas. 

Por un lado me apetece mucho, participar en una tertulia en la radio es algo que nunca he hecho, es una experiencia que nunca he vivido y que no sé si en un futuro volveré a tener la oportunidad de vivir. No es un objetivo que persiga en mi vida por lo que puede que nunca más se de la ocasión y no me gustaría perderme la experiencia, ya sabéis que soy una coleccionista de experiencias. 

También me apetece la oportunidad de poder expresar mi opinión y mi punto de vista sobre el tema y escuchar puntos de vista diferentes, datos, etc. Creo que mi aportación podría ser muy positiva, todos aquí sabéis que me salgo del estereotipo que mucha gente tiene y el que una mujer se dedique a esto 100% libremente simplemente porque quiere y le gusta, sin tener cargas económicas o responsabilidades que le obliguen, creo que sería muy valioso. Además conozco muchas compañeras en diferentes situaciones y tengo una visión amplia y abierta respecto a al tema. 

Pero, y aquí llega el pero, no sé como me voy a sentir al respecto. No soy una escort “mediática”, nunca he hecho algo similar y aunque me apetece hacerlo no sé si realmente me va a gustar la sensación de que me pregunten sobre el tema, de sentirme expuesta, el que haya personas que quizás me vayan a juzgar, el hablarle “al público”… Además está el tema de mi privacidad, sabéis que soy muy celosa de mi privacidad y no me gustaría que nadie de mi entorno personal o laboral pudieran reconocerme. Esta inquietud se la he expresado a los productores y me han garantizado que distorsionarían mi voz y que se guardaría mi privacidad al máximo. Me ha tranquilizado un poco pero aún así… 


Les he pedido un par de días para pensarlo, necesito darle un par de vueltas más. En esta ocasión escribir tampoco me ha ayudado a mucho, sigo viendo los mismos pros y contras que antes. En fin, prometo comentaros la decisión que tome. 

martes, 22 de marzo de 2016

la puerta de atrás


Hay algunas prácticas que considero tremendamente íntimas, el sexo anal es una de ellas. El nivel de confianza y de entrega que supone para mí es muy alto, quizás debido a que las sensaciones que me transmite son de posesión, me hace sentirme plenamente poseída y entregada, completamente en las manos de mi amante, sometida a su voluntad. Esa sensación, como comprenderéis, no me gusta tenerla con cualquiera, necesito una conexión especial, una confianza plena para arrastrarme hasta esas lindes en las que dejo el control de mi cuerpo en manos de otra persona.

Pero cuando eso sucede, cuando existe esa conexión y esa confianza, las sensaciones son maravillosas. El placer de saberme poseída, el saber el placer que le está causando a la otra persona, el propio placer de la penetración, el erotismo del momento, todo se mezcla creando un mar de sensaciones que me envuelve y hace que me olvide de hasta donde me encuentro.

Es una práctica que por norma general cuesta a las mujeres, el miedo al dolor, los prejuicios, lo que me ha contado fulanita y lo que dice menganita , sin quererlo nos dejamos influir por nuestro entorno. A mi misma me costó y hasta que no apareció la persona adecuada con la que el nivel de confianza era enorme y con quién vivía el sexo intensamente no me atreví a probarlo. 

Son de esas cosas que se van ganando con la experiencia, son de esas prácticas que por algún motivo (probablemente por la visión que la sociedad ha tenido del sexo durante mucho tiempo) cuando era más joven asociaba con algo feo. Es como si la voz de una mujer mayor dijera: “eso es de guarras”, “las señoritas de buena familia no hacen esas cosas”, “ningún hombre te respetará si haces eso”.  Por suerte, la experiencia nos va haciendo algunos regalos a medida que vamos viviendo, y la libertad sexual es uno de los mejores que me ha hecho.  El disfrutar del sexo sin complejos, el probar sin miedo todo aquello que me apetezca sin pensar en nada salvo en mis propias sensaciones.

jueves, 17 de marzo de 2016

Fantasía de ser escort



No es la primera vez que me encuentro con algo similar, la curiosidad sobre este mundo es común en algunas mujeres. Y no me refiero a una simple curiosidad de “cotillear” sobre como son las citas o los hombres, etc. No, me refiero a una curiosidad sobre como sería probarlo. Me explico. 

A la salida de la oficina iba con una compañera en coche de camino a casa e íbamos charlando sobre el trabajo, de ahí hemos pasado a hablar sobre felaciones a nuestro director general (no es asustéis, ninguna de nosotras le ha practicado una felación, solo bromeábamos de cómo conseguir una subida de sueldo) y de ahí hemos pasado a hablar de sexo a cambio de dinero. Es entonces cuando mi compañera, una mujer casada con hijos, me suelta: “es algo que me gustaría probar, saber qué se siente al recibir dinero a cambio de sexo”. Literalmente esas han sido sus palabras. Por una milésima de segundo me he planteado hablarle sobre mi vida como escort pero mi cerebro ha recuperado la sensatez rápidamente y me he guardado mi pequeño secreto. Sabéis lo que pienso al respecto; 1, creo que es algo que la sociedad no está preparada para aceptar; y 2, me gusta que sea un secreto, una doble vida, es parte del encanto. 

Volviendo a lo que iba, hemos seguido comentando un poco el tema y yo no dejaba de pensar en cuántas mujeres habrá en la misma situación. ¿A cuántas mujeres les gustaría vivir esta aventura? Escapar de la rutina y hacer algo tan excitante como esto, sentirse sexualmente poderosas, hacer disfrutar tremendamente a un hombre y después recoger el sobre que ha estado todo el tiempo esperándote tranquilamente sobre la cómoda del hotel mientras que solo pensabas en disfrutar sin inhibiciones. 

Es normal que lo mismo que me atrae a mi de ser escort le atraiga a otras mujeres: escapar de la rutina, hacer algo “prohibido”, el sexo sin inhibiciones, el dinero… 

Son cosas con las que fantasear, o hacer realidad como es mi caso, puede que mi compañera nunca haga realidad esa fantasía pero hoy me he dado cuenta de que probablemente sean más de las que pienso las mujeres a las que les gustaría probar esa doble vida que a mi tanto me gusta. 

sábado, 12 de marzo de 2016

En Madrid y próximamente en Londres


Pues ya estoy de vuelta en Madrid y disponible. El viaje ha sido corto pero me ha sentado genial. He desconectado muchísimo, tengo la sensación de haber estado mucho más tiempo fuera del que realmente he estado, y eso, es señal de que he desconectado al máximo. 

Este viaje me ha abierto el gusanillo de viajar y estoy planeando un viaje a Londres próximamente y en esta ocasión mezclaré los dos placeres: viaje y escorting, por lo que aceptaré citas en Londres. Todavía no tengo fechas fijadas pero probablemente será finales de abril (no en Semana Santa) o principios de Mayo. Sois bastantes los que me escribís preguntándome si sigo viviendo en Londres (hace ya más de dos año que no!!!) o si voy de viaje por allí para poder vernos. Así que bueno, para todos aquellos interesados en verme en Londres podréis hacerlo próximamente. Será un viaje corto en el que tendré que compaginar amistades y planes personales con las citas por lo que es mejor que contactéis conmigo con la mayor antelación posible. Los interesados podéis escribirme a alejandraescortvip@gmail.com 

Mientras tanto sigo en Madrid y tras estas pequeñas vacaciones vengo con las pilas recargadas y lista para comerme el mundo otra vez. 

lunes, 7 de marzo de 2016

Fuera de Madrid

Como ya comenté en una entrada anterior, estaré fuera desde hoy hasta el sábado día 12.
No estaré muy pendiente del email y el teléfono estará desconectado. Si me escribís contestaré a la vuelta.

Un beso y hasta la vuelta!!

Sent from my iPhone

domingo, 6 de marzo de 2016

Anécdotas de sábado noche



Retomo viejas costumbres y escribir los domingos mientras disfruto de mi desayuno es una de ellas. Por cierto, ¿alguna vez os he dicho que el desayuno es mi comida favorita? Pero no estoy escribiendo esta entrada para hablar de desayunos, más bien sería para hablar de copas nocturnas. 

Si algo me molesta es que alguien se piense lo que no es, es más, me molesta sobremanera la actitud de macho dominante fanfarrón. Me voy a explicar para que entendáis bien a qué me refiero.

Ayer por la noche estaba con una amiga tranquilamente tomándome una copa en un local de la Castellana, estábamos tranquilamente sentadas en una mesa charlando de nuestras cosas cuando se nos acerca un hombre de aspecto árabe fumándose un puro enorme (estábamos en una terraza cerrada), nos da un cigarro a cada una, nos ofrece fuego y nos pregunta qué queremos beber. Así leído no parece gran cosa pero lo importante es la actitud con la que lo hizo, no se acercó y nos preguntó si podía invitarnos a una copa, no, llegó y directamente preguntó qué es lo que íbamos a beber, como dando por sentado que por el simple hecho de que nos fuera a invitar a una copa íbamos a aceptar. Yo muy educadamente le digo que es muy amable pero que no queremos beber nada, que estábamos a punto de irnos. Ingenua de mi pensaba que ese educado rechazo sería suficiente para que se diera media vuelta y se fuera pero no, no me hizo ni caso, apartó los bolsos y los abrigos de la silla en la que los teníamos y se sentó en nuestra mesa. Pidió una copa para él y una botella de champán para nosotras. Me dejó descolocada, por un momento pensé quizás él no hablara bien inglés y que no había entendido mi rechazo (todo esto fue en inglés) pero inmediatamente me di cuenta de que hablaba un inglés lo suficientemente decente como para haberme entendido, y si no, mi cara de pocos amigos debía estar diciéndoselo todo. En ese momento aparecen 4 o 5 hombres más acompañados por dos mujeres muy guapas de rasgos exóticos y nos las presentan (esto es opinión personal, pero creo que ellas eran compañeras de sector, ya me entendéis) y de repente miro a mi alrededor y veo a los 4 o 5 tíos mirándonos y sonriendo como si fuéramos la caza del día, uno me coge la mano y me la besa y en ese momento me pregunto a mi misma “¿pero que narices es esto? ¿qué se han pensado estos tíos?” y muy educadamente levanto, agradezco las atenciones, me disculpo y me voy. 

No me mal interpretéis, no soy una feminazi que se ofende si un hombre la quiere invitar a una copa, a mi no me importa que un hombre me quiera invitar a una copa pero lo primero es hacerlo con educación, tratándome de igual a igual y no dando por sentado que por llegar agitando un taco de billetes voy a bailarte el agua toda la noche. Por suerte, puedo pagarme todas las copas que quiera y si no pudiera preferiría quedarme en mi casa bebiendo agua de grifo que aguantar a una persona con esa actitud. Quizás esté sacando un poco las cosas de quicio pero me pareció un poco humillante su actitud hacia nosotras, esa actitud de “soy un árabe con pasta y vosotras dos mujeres guapas que vais a quedar impresionadas por mi derroche en alcohol”.
Algunos quizás estés pensando que siendo escort  no tiene sentido que me ofenda pero no tiene nada que ver, no es lo mismo que un caballero educado organice una cita conmigo y me cubra de atenciones buscadas (y esta es la palabra clave: buscadas) a que un mal educado se acerque a mi en un bar mientras estoy con una amiga tranquilamente charlando y se piense que por el simple hecho de tener dinero voy a centrar toda mi atención en él. 

En fin, es domingo y no quiero empezar el día de mala leche por culpa de este señor. Hay un montón de cosas que quiero hacer hoy, así que ya es hora de ponerme a ello. 

viernes, 4 de marzo de 2016

Continuando la aventura


No hay un motivo concreto para esta entrada, bueno, sí, hoy es uno de esos días (estoy segura que todos sabéis de lo que estoy hablando) en que por alguna extraña razón las horas pasan muy lentamente en la oficina. Nada urgente de por medio que hacer, las tareas pendientes pueden esperar perfectamente al lunes y el fin de semana se presenta muy cerca. Quizás sea eso, que mi mente ya ha entrado en modo weekend y no está por la labor de hacer nada.

Estoy contenta, como os habréis dado cuenta, hace algo más de un mes volví a estar activa en el blog y en twitter, en definitiva, volví a darle a Alejandra un papel coprotagonista en mi vida. Os habréis fijado aquellos que me seguís desde hace un tiempo (si es que todavía queda alguno después del parón) que había estado muy alejada de esto durante un buen tiempo. Alejandra estaba ahí pero no le hacía ni caso, no estaba pendiente del email, no estaba pendiente del blog, no estaba activa en twitter, y mucho menos del teléfono.  Estaba centrada en otras cosas, en otros aspectos de mi vida y ni siquiera sabía si quería que Alejandra siguiera formando parte de ella.

A finales de 2015, en Diciembre concretamente, me impuse a mí misma la necesidad de tener que decidir qué iba a pasar con esto. Si la aventura había terminado debía terminarla del todo: cerrar el blog, eliminar la cuenta de twitter, el mail, etc. no tiene ningún sentido tenerlo para nada, o si por el contrario decidía que todavía me quedaba mucha aventura por vivir, implicarme en ello de verdad. Me tomé todo el mes de diciembre (y algo de Enero) para tomar una decisión, desconecté de todo para poder tomar una decisión sin interferencias, no sólo desconecté del mundo del escorting sino de todo aquello que pudiera interferir en mi decisión. Quería que fuera una decisión mía y de nadie más, sin otras opiniones ni consejos.

Finalmente, como veis, decidí que la aventura no había terminado, que todavía me queda mucha aventura por vivir, muchas experiencias que disfrutar, muchas cosas que descubrir, muchas emociones que sentir. Que Alejandra todavía podía aportarle mucha emoción a mi vida, y, a día de hoy, tras casi un par de meses de esa decisión puedo decir que me alegro de haberla tomado. Tomé la decisión acertada pues la excitación antes de una cita, la emoción de la aventura, el conocer a gente interesante, el sexo y todo lo que esto me aporta, le pone ese punto de sal a la vida que me encanta. 
Estoy encantada de poder continuar esta aventura con vosotros.
Pues  final, para no tener un motivo concreto, me he desahogado pero bien ;) 

martes, 1 de marzo de 2016

2ª semana de Marzo fuera de España


Como soy una mujer que reconoce sus errores, y además, aprende de ellos, escribo esta entrada para que luego no digáis que no os mantengo informados.

La semana que viene no estaré en España,me tomo una semana de vacaciones para viajar tranquilamente. Es uno de los grandes placeres de la vida, salir de la ciudad habitual, pasear por otras calles, observar otra arquitectura, otro ambiente, ver cosas maravillosas que no podemos ver habitualmente… Me voy una semana dispuesta a disfrutar una vez más del arte, de los maravillosos monumentos de esta ciudad, a desconectar y a volver con las pilar recargadas.

Como imaginaréis, el teléfono estará apagado y es probable que no conteste los email a diario. Así que si no os contesto no os desesperéis, contestaré  a todos (los que merezcan contestación) en cuanto regrese a Madrid. 

Pero bueno, esta semana todavía estoy en Madrid con todos los aparatos operativos por si queréis poneros en contacto conmigo. Probablemente en twitter iré colgando fotos y cositas del viaje, sabéis que en suelo colgar cosas varias veces al día. 


Mil besos
Alejandra ;)