jueves, 12 de diciembre de 2013

Torture Garden

Ya estoy de vuelta en Madrid, en realidad regresé el domingo por la tarde, pero es hoy cuando encuentro un momento para escribir una entrada para contaros algo que estaba deseando compartir con vosotros.
Los que me conocéis, me leéis y seguís, sabéis que soy una mujer muy curiosa, me encanta conocer, probar y verme en situaciones nuevas. Incluso aún cuando esas situaciones no “encajan” conmigo y mucho menos se esperan de mí. Pero así soy yo, una cajita de sorpresas ;)
Mi viaje a Londres estaba listo, los billetes comprados, mis amigas avisadas de que pasaría allí unos días, planes preparados... Pero me faltaba “el plan”, algo especial, algo que no se puede hacer todos días, algo diferente.
“The Nutcracker” fue la respuesta. ¿Qué puede ser tan chulo como ver el Cascanueces en época navideña en el Royal Opera House de Londres? Así que fui directa a la Web a comprar un par de entradas.  Pero al parecer no fui la única que pensó que sería un plan maravilloso, no quedaban entradas, “sold out”. Busqué como loca en Internet pero nada, era imposible, no podría ver el Cascanueces.
Me fui a Londres sin plan especial, igualmente contenta por ver a mis amigas, volver a esa ciudad en la que tanto he vivido (en poco tiempo) y desconectar, pero sin plan especial.
Lo que no me imaginaba es que otro plan casi más especial aún vendría en Londres de la mano de Alba 2 Rombos. Estábamos en casa de Alba, charlando y yo comentaba la pena que me había dado no poder conseguir entradas para el Cascanueces. Entonces Alba me propuso un plan alternativo que nada tenía que ver con el ballet clásico, la “Torture Garden”, una fiesta de ambiente BDSM, se celebraba en Londres ese mismo fin de semana. Así que de nuevo me vi sumergida en la web en busca de entradas y de nuevo la decepción ante mí, “sold out”, tampoco quedaban entradas. Por suerte, Alba movió sus contactos en el mundillo y pudimos conseguir un par de entradas sacadas de no sé donde.
Y ahí estábamos, sábado noche, un frío propio de Londres y yo en ropa interior en la calle haciendo cola para entrar. Sí, sí, habéis leído bien, en ropa interior. Por supuesto no se puede ir vestido de cualquier manera, o mejor dicho, casi no se puede ir vestido directamente. El dress code dejaba muy claro que si ibas vestido normal no entrarías en la fiesta. Echando un vistazo a la galería de la web nos hicimos una idea de a qué se referían, vimos que aquellos que no disponían de ropa “estilo BDSM” se decantaban por ir directamente en ropa interior, y la verdad que la mayoría de las mujeres de la fiesta íbamos así. Bragas, tangas, sujetadores, ligas, corpiños...
Reconozco que al principio me impresionó, nunca había estado en una fiesta de ese estilo, es más, nunca había tenido ningún contacto con el mundo del BDSM y la primera impresión fue bastante impactante.
La sala estaba dividida en tres zonas, una tipo bar, una discoteca y una tercera zona de “tortura”. Esta última fue la que me dejó con la boca abierta al principio. Había potros, de esas cosas en forma de X que no sé como se llaman en las que se ata a la pareja de juegos, jaulas y diversos objetos. Había gente, como yo, que miraba, y había gente que jugaba. Mujeres en los potros y en las X siendo azotadas, un hombre en una jaula al que le estaban colocando pinzas de la ropa en el pene, hombres masturbando a mujeres, mujeres masturbando a hombres, la gente haciéndolo en medio de todo... Me impactó tanto al principio que me dio un poco de miedo, lo reconozco, hubo un momento que le dije a Alba: “vámonos de esta zona, me gusta más la zona del bar”. Reconozco, a pesar de que me puedan llamar mojigata, que hubo un momento en que me dio un poquito de miedo que al verme allí alguien me subiera a un potro y me azotara. ¡Qué tonta! Ya lo sé, pero de verdad que en un primer momento me impactó bastante.
Reconozco, al igual que reconozco mi primera reacción, que poco a poco me fui sintiendo más cómoda. Pasamos a la zona discoteca, me solté a bailar, a divertirme, a observar... ¡Incluso bailé agarrada a la barra! Conocí a una conocida dominatrix madrileña amiga de Alba 2 Rombos y a su sumiso, me tocaron el culo (bien tocado) unas cuantas veces, me pegaron con una fusta en el culo... fue entonces el momento en que supe que tenía que irme a casa (además, cogía el vuelo de vuelta a Madrid temprano). El ambiente se estaba caldeando bastante, la gente ya había bebido demasiado y no me apetecía llevarme más fustazos en el culo, así que cuando tuve que pararle los pies a un tío que venía directo a comerme la boca sin preguntar supe que era el momento de irse a casa a descansar.

lunes, 2 de diciembre de 2013

Hasta la semana que viene :)

Sólo deciros que esta semana no estaré disponible, estaré en Londres disfrutando del puente y tomándome unos días de vacaciones. Tranquilos que esta vez vuelvo pronto, el lunes estaré de nuevo por Madrid. Voy para ver a unas amigas, desconectar de Madrid, hacer algunas compras y disfrutar. Realmente necesito unos días libres, lejos del día a día, con esas amigas que han aparecido no hace demasiado tiempo en mi vida pero que han vivido conmigo momentos muy intensos que han creado lazos fuertes entre nosotras.


Mil besos a todos y espero veros a la vuelta del puente!!