miércoles, 31 de julio de 2013

Serena


Qué gusto da llegar a casa, qué gusto da tener bañera otra vez, qué gusto llenar la bañera tras un largo día, sumergirse y poder masturbarse tumbada con la alcachofa de la ducha.
Escribo estas líneas tirada en el sillón, desde el móvil, viendo la tele después de un baño tras un día largo en el que me he tenido que enfrentar a dos entrevistas de trabajo. No parece gran cosa el tema de la bañera pero después de varios meses en Londres sólo con ducha os aseguro que es una gozada volver a tenerla... Me siento muy bien, relajada tras el baño y el orgasmo, tranquila, serena. Sólo quería compartirlo con vosotros... ;)


Sent from Samsung Mobile

domingo, 28 de julio de 2013

Disponible en Madrid


Por las ventanas abiertas entra una brisa fresca, las cortinas se balancean. Estoy sentada en el sillón, con el portátil en las rodillas, el salón iluminado por la tenue luz de la lámpara de pie y la luz blanca que desprende la tele encendida a la que no hago caso.
Estoy casa, llevo cuatro días en Madrid y la sensación es como si nunca me hubiera ido, como si no hubiera pasado 10 meses de mi vida en Londres. Imagino que eso es bueno, que mi casa siga siendo mi casa, que no me sienta extraña.
Siento no haber escrito nada hasta ahora, y siento que quizás esta entrada no vaya a ser de las más morbosas, o de las más emotivas, o de las más esperadas. Esta entrada es simplemente para deciros que ya estoy en Madrid. Que ya estoy en casa. Que estoy en mi ciudad de nuevo, que mi nueva etapa ha comenzado. Desde que llegué a Madrid hace cuatro días ha sido un poco locura, hoy mismo he terminado de desempacarlo y colocarlo todo. La próxima vez me lo pensaré dos veces antes de decir que no tengo nada que ponerme, jeje, no era consciente de la ropa que tenía hasta que he llegado a casa y me encontrado con la ropa que traía de Londres y la que tenía en casa esperándome.
Aún no me ha dado tiempo a nada, mañana empezará mi nueva etapa de verdad. Muchos me habéis preguntado, os contestaré a todos en la entrada. Aún no tengo teléfono para Alejandra, sinceramente no se ni como he sacado tiempo para conseguir un nuevo número español personal, prometo hacerme con uno cuanto antes, pero primero quiero solucionar unas cosas. En cuanto tenga un teléfono lo publicaré en el blog. Por cierto, no me llaméis a mi número antiguo, he llamado yo para hacer la prueba y me ha contestado un hombre, que aunque muy simpático, no creo que sea vuestro tipo ;) Si queréis os podéis poner en contacto conmigo a través del email.
También hay tarifas nuevas, he subido un poco la tarifa, ya que en esta nueva etapa como escort me quiero dedicar a ello de manera “ocasional”, no como un trabajo, si no como algo con lo que disfrutar, no como una obligación.
Escribiré una entrada explicándolo todo, por el momento si queréis alguna información escribir para preguntarme. Aún no tengo anuncios colgados en internet ni nada por el estilo, no se cuando los publicaré, primero quiero solucionar unas cosas de mi vida personal. A pesar de ello si alguno de vosotros ve mi blog y quiere organizar una cita estoy disponible sin problema en Madrid.
Las 23:15, es hora de apagar el ordenador, hacerle un poco de caso a la caja tonta y dormir.

Mil besos a todos.

sábado, 20 de julio de 2013

Do you want to play with me?


Me encanta el verano, el calor, el sol, la alegría que hay en esta época del año. Estar en casa con sólo una braguita y una camiseta de tirantes, acercarme así a la ventana a fumar y que no me importe si los vecinos echan un vistazo, dormir con la ventana abierta y sentir la brisa de la noche en mi piel…
Sólo quedan unos poco días para volver a España, todo está casi listo. Me levanto por la mañana, me preparó un café y la mañana vuela delante del ordenador preparando unas cosas para mi vuelta. No he desayunado y empiezo a sentir un poco de hambre. Me apetece cocinar. Música en la cocina, una copa de vino mientras preparo los ingredientes… Como sola, disfruto del plato que he preparado, del vino.

Me siento bien, estoy contenta, tengo ganas de jugar.  Me miro al espejo  y veo mi reflejo, un cuerpo delgado, con curvas de mujer que sólo cubre una ajustada camiseta blanca de tirantes y unas baguita negra. Estoy sexy, muy sexy, y pienso en lo que sería tener en ese momento a un hombre a mi lado. Me imagino besándolo, él sentado en el sillón viendo las noticias mientras yo me interpongo entre él y la tele y me siento a horcajadas encima de él. Él responde a mis besos, sus manos recorren mi espalda bajo mi camiseta blanca y las mías se enredan en su pelo. Me excito con este pensamiento y me tumbo en la cama, continúo mi fantasía donde la dejé y me acaricio. Toco mi pecho bajo la camiseta, introduzco mi mano bajo la braguita y me acaricio también. Me dejo llevar por el placer que yo misma me proporciono, marco mis ritmos, introduzco un par de dedos, los sacos, me acaricio… Así hasta que por fin llego al orgasmo, hasta que me quedo relajada tumbada en la cama, todos los músculos de  mi cuerpo han perdido la tensión y siento de repente ganas de dormir un rato. Sigo con los ojos cerrados, con la piel aún sensible captando la sensación del roce de las sábanas en mi piel desnuda. Así, tumbada, desnuda, relajada, me quedo dormida pensando que me encanta jugar. ¿Querrás jugar conmigo? 

domingo, 14 de julio de 2013

Buenos momentos, feliz y agradecimientos



Me levanto tarareando canciones que se han grabado en mi mente desde ayer. Los maravillosos Kew Gardens en Londres, una manta en el césped, una botella de champán, fresas…todo ello viendo un concierto de Leona Lewis con un cierre perfecto de fuegos artificiales. La tarde-noche de ayer fue una de las más especiales que he pasado aquí. Este es el tipo de recuerdos son los que me quiero llevar de Londres, la verdad es que me llevo muy buenos recuerdos de esta etapa. Al final, lo bueno es lo que nos llevamos. Soy de las que piensa que lo malo solo duele mientras dura, pero cuando el tiempo pasa, nos acordamos mucho más de lo bueno.
Realmente estoy feliz,  feliz de verdad, ilusionada. Confieso que cuando las cosas se torcieron nuevamente y me plantee la opción de volver a España no era una opción del todo de mi agrado, pero ahora, ahora que ya lo tengo decidido, ahora que he empezado a organizarlo todo para mi vuelta, ahora estoy feliz. Quiero volver, estoy ilusionada con mis nuevos planes, con mi nueva etapa, con todas las cosas que esta me puede ofrecer.
Sé que los dos o tres primeros meses hasta que consiga volver a asentarlo todo van a ser unos meses de mucho trabajo, de mucha preparación, meses en lo que voy a tener que ser paciente… Pero esa parte también me hace ilusión vivirla. Superarme de nuevo, ver como nuevamente las cosas van saliendo como quiero, mimarlas para que luego ellas me mimen a mi.
Reconozco, y quiero aprovechar para dar las gracias a todos aquellos que lo habéis hecho, que me ha hecho mucha ilusión todos los correos que he recibido dándome la bienvenida de nuevo a España. Todos vuestros correos (de lectores antiguos, nuevos, de antiguos compañeros de juegos…) en los que me habéis dicho lo mucho que os alegráis de que vuelva, que me echabais de menos, que estabais deseando que volviera a España para poder volver a verme. En especial quiero mandarle un beso a esa persona que dice que por más que ha probado en mi ausencia ha sido incapaz de encontrar a una chica como yo. Seguro que hay mil chicas encantadoras, pero aún así me encanta que yo haya dejado una pequeña marca en ti. Me ha hecho mucha ilusión la cantidad de lectores nuevos, que descubrieron mi blog cuando yo ya me encontraba en Londres, que ahora que vuelvo a España se quieren lanzar a la aventura de conocerme. 
Es un orgullo para mi ver como a través de mi blog consigo llegar a tanta gente, como he dejado una marca en la gente que me ha conocido, como a pesar de llevar casi 10 meses fuera de España y con el blog un poco más dejado, aún sigo “enganchando” a la gente, como la gente sigue queriendo conocer a Alejandra, a esa chica que hay detrás de las letras, detrás de las fotografías con la cara borrosa.
Antes de que se me olvide, quiere mandarle un beso muy fuerte también y agradecer profundamente a esa persona, compañero de juegos,  que también me escribió y que quiso convertirme en Sisi Emperatriz por unos días. Si las circunstancias hubieran sido otras me hubiera ido a Austria encantada contigo, como ya te explique, con todo lo de la vuelta a España me era imposible.
Estas son el tipo de cosas que no se pagan con dinero, con este tipo de cosas vosotros me hacéis sentir especial. Qué penséis que sería la compañía ideal para acompañaros en un viaje de trabajo Austria (como en este caso), que me escribáis tantos correos, la respuesta que causa el anuncio de mi vuelta al país…

En fin lo voy a dejar aquí que me estoy emocionando un poquito. Daros las gracias una vez a todos y deciros que estoy feliz y que estoy deseando volver a casa. 


sábado, 6 de julio de 2013

En busca de la felicidad



Sol, calor, un día maravilloso ha amanecido hoy en Londres. Tanto que ni siquiera me parece la misma ciudad. La pena es que puede que mañana llueva otra vez así que es mejor aprovecharlo. Cuando escriba esta entrada me voy a poner mis mallas, mi top deportivo y me voy a ir a Hyde Park a montar en bici. Hacer un poco de deporte, sentarme en la hierba a leer, disfrutar del día.
Es increíble como a veces las cosas cambian de una manera tan rápida, y para mi sobre todo aquí en Londres, en estos nueve meses en Londres creo que no he tenido más de dos meses seguido de estabilidad… Un día te levantas por la mañana, como si nada, tan normal, con tus planes, etc. y cuando te acuestas ese mismo día todo se ha dado la vuelta. Las circunstancias han cambiado, la situación ha cambiado, tus planes se han venido abajo y debes crearlo todo de nuevo otra vez. Eso mismo es lo que me ha pasado, otra vez, la semana pasada. Las cosas han vuelto a cambiar y debo volver a hacer nuevos planes adaptados a las nuevas circunstancias. “Be water”
Aún no es 100% seguro, puede que en estas semanas vuelva a pasar algo que vuelva a hacerme cambiar de planes, pero creo que ha llegado el momento de volver a Madrid a recuperar mi vida justo donde la dejé.
Decidí venir a Londres por varias razones, una de ellas mejorar mi inglés, pero no la única. Quería demostrarme a mi misma que podía hacerlo, que podía llegar a un país nuevo, con otro idioma y sobrevivir, salir a delante. También quería desintoxicarme un poco de Alejandra, me explico. Tras año y medio ganando 300€ por una hora de trabajo te terminas acostumbrando, lo acabas viendo como algo normal (al menos yo lo hice) y eso me hizo acostumbrarme a un ritmo de vida que es difícilmente factible de otra manera.  Toda mi vida me ha gustado vivir bien, y si a eso le sumamos el dinero y la libertad que te da vivir del escorting…te terminas mal acostumbrando. Reconozco que una de las cosas a las que más me costó acostumbrarme aquí fue a vivir con un sueldo normal, o más bien bajo, ni siquiera normal.
Salí de Madrid en parte huyendo de mis demonios,  una situación personal muy complicada puso también su granito de arena a que tomara la decisión de querer alejarme de Madrid. Ya sabéis eso que dicen de que la distancia es el olvido…
Resumiendo, que una serie de factores me hicieron lanzarme a esta aventura de Londres. Ahora, después de 9 meses una parte de mí siente que ha llegado el momento de volver.  Ha sido algo repentino, algo que he empezado a sentir esta semana, si soy honesta creo que antes de ayer. He cogido un buen nivel de inglés, he superado la prueba de vivir con un sueldo normal como el resto de los mortales, he trabajado duro, he disfrutado de la ciudad, también he llorado como nunca en esta ciudad, me han pasado cosas y me he visto en situaciones completamente nuevas para mí, he hecho grandes amigas, he madurado más, he aprendido mil cosas… El balance es positivo, ha sido una experiencia muy enriquecedora en muchos aspectos. Me he demostrado muchas cosas a mi misma. Y ahora, creo que ha llegado el momento de recuperar mi vida, este paréntesis ha estado bien, pero en parte siento que ha llegado a su fin. Creo que ha llegado la hora de volver a Madrid y seguir adelante con mi vida. Luchar por la vida que quiero, por ser feliz. Hace unos días, después de varios meses, volví a ver a una persona muy importante para mí. Este encuentro me hizo pensar mucho en todo esto de la felicidad. A veces nos empeñamos en hacer cosas que no nos hacen del todo felices centrados en que es lo mejor para nuestra carrera, para nuestro futuro. Pero nos olvidamos de lo que realmente importa, del hoy, de lo que realmente queremos, de lo que realmente nos hace felices. Así que me hice unas cuantas preguntas: “¿eres feliz?” “sí”, dije, “las cosas podrían ser diferentes para que fuera más feliz, pero las ganas de superarme, de lograr mis objetivos hace que al ver como los he ido logrando me sienta feliz”.  Esa respuesta ya me dio la primera pista. Me hice una segunda pregunta: “¿es tu vida como quieres que sea?” La respuesta fue clara: “no”.  Entonces me di cuenta de que lo que me había hecho feliz hasta ahora en Londres ya no iba a servir de aquí en adelante. Las ganas de superarme en ese aspecto ya no servían, ya me he demostrado a mi misma que puedo hacerlo, esa prueba ya esta superada, ya no iba a ser incentivo.  Ahora llega el momento de dar el siguiente paso, la siguiente etapa, un nuevo reto. Ahora llega la hora otra vez de hacer que mi vida sea como quiero que sea, o al menos hacer todo lo que esté en mis manos para intentarlo. De ser feliz. La vida nos da experiencias, lo bueno de las experiencias es que nos ayuda a saber lo que nos gusta y lo que no, y el truco está en saber quedarse con lo bueno de cada etapa en la siguiente. Hacer un mix. Creo que el truco en esta nueva etapa está ahí mismo, en hacer un mix de lo bueno que tuvo la etapa anterior y esta etapa en Londres.
En fin, esta entrada se está alargando demasiado, pero me hacía falta poner todos estos pensamientos en claro. No a todo el mundo le puedo contar las cosas de una forma tan sincera, la mayoría no saben que Alejandra existe. Me ha sentado bien escribir y ahora es momento de disfrutar del sol, de la hierba verde de Hyde Park y de mi paseo en bici. Os seguiré manteniendo informados. Mil besos.