miércoles, 27 de marzo de 2013

Eliminada

A la vista de la polémica que ha suscitado mi entrada anterior he decido eliminarla. Los que no me ha  puesto a parir por ser una creída lo han hecho por superficial, o por ofender a la gente bla, bla , bla.
Ni quería ofender a nadie, ni me considero superficial y sí, me tengo en alta estima. Pero lo mejor de todo es que si no me tuviera en alta estima me criticarían por lo contrario, por no ser una mujer segura de mi misma etc. No estoy de humor para debates absurdos en los que no quiero entrar así que borro la entrada y listo. Así me evito leer críticas de personas que le buscan el doble rasero a mis entradas o de personas que se dedican a psicoanalizarme de la manera más idiota.
Nos leemos en la próxima. Mil besos a todos.

jueves, 21 de marzo de 2013

Por la vida de Amina

Hoy quiero usar mi blog para pedir cooperación.
Amina, una joven musulmana de 19 años, ha sido condena a morir lapidada por publicar esta fotografía en las redes sociales como forma de revindicar los derechos de la mujer musulmana.
Copio el enlace para que firmemos todos. Acabemos con estas aberraciones hacia la mujer.  Pido a mis compañeras con blog que lo publiquen en los suyos y entre todas podamos hacerle llegar esto a más gente.
Cada vez que leo este tipo de cosas doy gracias de haber nacido donde he nacido y que las barreras a las que me enfrento sean de papel comparadas con estos muros de hormigón. Mostremos nuestro apoyo a las valientes que luchan por sus derechos.

En el siguiente enlace podéis leer el artículo y dejar vuestra firma para intentar salvar la vida de esta joven musulmana de 19.

http://www.thepetitionsite.com/699/884/365/salvemos-de-la-muerte-a-joven-de-morir-lapidada-por-defender-sus-derechos-como-mujer/

domingo, 17 de marzo de 2013

De nuevo a los pasillos de un hotel


Estoy un poco nerviosa, lo confieso, hoy, después de mucho tiempo voy a volver a ser Alejandra. Tengo mariposas en el estómago, no se que me voy a poner… Después de 5 meses hoy volveré a bajarme de un taxi en la puerta de un hotel, volveré a caminar por los pasillos enmoquetados, a hacer tres respiraciones controladas frente a la puerta de una habitación, a llamar y esperar nerviosa a que me abran.
Uno de mis lectores no ha desaprovechado la oportunidad de conocerme, ha organizado las cosas y va ha hacer una pequeña parada en Londres para pasar un rato conmigo.
Yo me siento halagada y creo que eso me hace estar un poquito más nerviosa. Parece mentira que esté un poco nerviosa. “Todo va a salir bien” me digo, “has hecho esto mucha veces”. Pero aún no puedo evitarlo, es como una pequeña emoción.
Creo que me voy a empezar a preparar ya, quiero estar perfecta. Aún quedan unas horas hasta la cita pero me lo quiero tomar con calma. Darme un baño con sales, hacerme la manicura y la pedicura, elegir cuidadosamente la ropa interior y tener tiempo para cambiarme un par de veces de ropa y probarme unos cuantos modelitos.
Vaya, me acabo de dar cuenta de que uno de los modelitos que tenía en mente me lo puse el viernes por la noche para salir con unas amigas. Tendré que pensar en otra cosa.
Bueno, será mejor que deje de escribir y empiece a prepararme o al final se me echará el tiempo encima como siempre. 

lunes, 4 de marzo de 2013

Perdido en Alejandra


Llaman a la puerta de la habitación de tu hotel. Sabes que soy yo, te tomas un minuto antes de abrir. “Es ella” piensas “mi pedacito de cielo particular, mi escape del aburrido día a día, la que me hace volver a vibrar, mi secreto, mi tesoro”.
Abres la puerta y me ves, “preciosa como siempre” piensas. Te encanta mi sonrisa, al verla sonríes tu también, estás contento, me tienes en tu cuarto, soy tuya durante unas horas.
Yo entro a la habitación y hablo, tú no lo sabes pero siempre hablo cuando estoy nerviosa tratando de disimularlo. Siento mariposas en la tripa, no se por qué aún me pasa pero me pongo un poco nerviosa cuando entro en tu habitación. Tú me miras, me ves hablar y me escuchas pero tú sólo piensas en besarme. No me callo, te estoy contando cosas, preguntando cosas, pero tú sólo quieres besarme. Me agarras por la cintura y me atraes hacia ti, me abrazas y me besas por sorpresa. Es una buena forma de que deje de hablar. Con un simple beso ya se ha desencadenado, todas las ganas contenidas, todas la noches pensando en mi, toda la pasión se concentran y salen a relucir. Puedo notar tu erección, noto tus manos recorriéndome ansiosas. Ya no hay quién lo pare. Me tumbas en la cama, me sigues besando, besas mis labios, besas mi cuello, bajas por mi pecho. Levantas la mirada y te encuentras con mis ojos, los ves brillar, llenos de deseo y bajas la mirada para desabrocharme la blusa. Lo haces poco a poco, disfrutando de cada centímetro de mi piel que dejas al descubierto. La abres y me contemplas un momento, notas en mi pecho mi respiración acelerada, se eleva y vuelve a su lugar, te quedas unos segundos perdido en él. Vuelves a besarme, el pecho, el vientre, mi ombligo. Sientes mis manos recorriendo tu pelo, sabes que yo también lo estoy deseando.
Llegas con tus manos hasta mi falda, buscas la cremallera y la bajas. Los dos podemos escuchar el ruido que hace al bajar. Me quitas la falda y me contemplas de nuevo, en ropa interior, con las medias, tumbada en la cama, para ti.
Me ves levantarme, “¿a dónde va?” piensas, pero no voy a ningún lado, me acerco a ti de rodillas en la cama, te beso, te abrazo, te acaricio. Poco a poco te desabrocho la camisa, beso tu pecho, beso tu hombro, y te libero de ella. Volvemos a cruzar las miradas, siguen brillando ansiosas el uno del otro. Te vuelvo a besar, en los labios, por el cuello, por tu hombro. Tu pecho, tu torso y me encuentro con tu pantalón. Te acaricio la erección y gimes. Miras hacia abajo y ves mis manos enredando con tu cinturón, eso te excita mucho, imaginas lo que viene. Te quito el cinturón, te desabrocho el pantalón mientras tu lo ves todo sin querer pederte un detalle. Vuelvo a acariciarte y casi puedo sentirla palpitar. Me la meto en la boca y gimes aliviado, inclinas la cabeza hacia atrás y cierras los ojos. “Dios” piensas y te dejas al placer. Te quiero dentro de mi y te susurro que te sientes en la cama, me quito las bragas que aún llevo puestas, lo hago despacio, dejando que tus ojos sigan mis manos mientras las deslizo por mis piernas. Y me siento sobre ti, te rodeo con mis piernas y me aprieto fuerte contra tu pecho. Quiero sentirte, sentirte dentro, sentirte mío. Me muevo sobre ti, bailo y busco mi orgasmo. Nos besamos, me abrazas, me tocas, te toco. Acelero el ritmo, más rápido y más fuerte, casi está, casi ha llegado los dos lo sabemos, lo notamos. Me dejo llevar por el placer y llego al clímax antes que tú. Lo necesitaba, estaba ansiosa. Ahora te toca a ti, te encanta mi espalda, me das la vuelta. Recorres el largo de mi espalda con tu lengua, agarras mis manos y me penetras, gimo, vuelvo a sentirte dentro, me embistes, una vez, y otra, y otra… siento mucho placer. Ya he llegado al orgasmo pero sigo sintiendo un intenso pacer mientras tu me penetras. Me miras mientras me penetras, ves mi espalada, mi nalgas, mi pelo y me escuchas gemir. La imagines, los sonidos, todos los sentido se concentran en un solo lugar y por fin tu también llegas al clímax.
Te quedas tumbado en la cama recuperando el aire, me miras, alargas un brazo para abrazarme, para tocarme, para sentirme. Cierras los ojos y te prometes que la próxima vez no me llamarás pero los dos sabemos que lo harás, en cuanto tengas la oportunidad volverás a dejar que Alejandra inunde tu cama. 

domingo, 3 de marzo de 2013

Por si acaso

Algunas compañeras con blog se están llevando la desagradable sorpresa de encontrarse con su blog cerrado. Parece que Blogger está haciendo una limpieza y las escort somos presonas non gratas.
Por suerte a mi todavía no me ha tocado pero me estoy cubriendo las espaladas por si acaso. Yo voy a seguir utilizando este blog como he hecho hasta el momento pero si un día intentáis entrar y descubrís que lo han eliminado podréis encontrarme en alejandraescort.wordpress.com.
He creado este nuevo blog en wordpress por si cierran el actual, de momento no lo voy a utilizar, sólo en caso de emergencia. Quería lo supierais, ya he hecho una copia de seguridad por si acaso, me dolería perder mis entradas, pero también me dolería perder a mis lectores.
Por el momento seguiré cruzando los dedos para que no me lo cierren.
Muchos besos y feliz domingo.

sábado, 2 de marzo de 2013

Disfrutado, intentando, volando


A veces estamos tan centrados en alcanzar otros objetivos que nos olvidamos de lo maravillosas que son cosas tan simples como levantarse un sábado por la mañana sin que suene el despertador, desayunar sin prisas, leer la prensa, quedar con amigas para comer, dar un paseo entre risas… Muchas veces cometemos el error de estar tan centrados en lo que no nos sale bien o en lo que no nos gusta que nos olvidamos de todo lo demás. Nos olvidamos de que la vida son etapas y de que no todas son iguales, y si lo fueran la vida sería muy aburrida. No nos superaríamos, no nos pondríamos a prueba, no creceríamos interiormente, ni aprenderíamos lecciones. Nos perderíamos aventuras, experiencias y oportunidades.
Una vez más retomo la metáfora del camino que tanto me gusta para hablar de la vida. A veces llegan puntos en el camino en el que se nos presentas cruces y debemos elegir cuál tomar sin saber como será ese tramo, a veces una vez hecha la elección nos encontramos con un camino lleno de piedras enormes, montañas que escalar, troncos que apartar, ríos que cruzar. Entonces se nos presentan dos opciones, darnos la vuelta o seguir hacia delante por el mismo camino sabiendo que el algún momento llegaremos de nuevo a un claro, a un camino limpio. Las personas cabezonas como yo seguimos hacia delante. A veces nos sentamos varios días frente a los muros a llorar, pero darse la vuelta nunca es una opción, simplemente recuperamos fuerza para seguir adelante, porque darse la vuelta sería lo mismo que reconocer que no hemos sido capaces de superarlo.
Muchos piensan que mi decisión de volver a trabajar como escort significa que no he sido capaz de superarlo, que no he sido capaz de adaptarme a un nuevo entorno, a una nueva vida. Muchos piensan: “¿por qué no te buscas un trabajo normal? ¿es que no eres capaz de hacerlo?” Bien, pues para la información de todos aquellos que lo piensan (y se que algunos de ellos son aquellos que más me conocen) les diré que eso ya lo he hecho. Estoy trabajando en Londres, trabajo como nanny todas las mañanas con una niña preciosa y no tengo intención de abandonar mi trabajo aunque trabaje como escort.
Pero lo que tiene dejar atrás una etapa de tu vida y empezar otra completamente nueva y diferente es que te das cuenta de lo que realmente te gustaba de la anterior, te das cuenta de que hay cosas que echas de menos. Entre el blanco y el negro hay toda una escala de grises. Llevaba una temporada sintiendo que había algo que me faltaba, un punto de sal, algo que quería recuperar. Quizás me equivoque, no lo se, puede que volviendo a trabajar no lo recupere pero no me voy a quedar con la ganas de saberlo. Lo peor es siempre quedarse con las ganas, el decir: “si hubiera intentado”, “si hubiera hecho”…
Por norma general yo no soy de ese tipo de personas, si puedo intentar algo lo intento y lo compruebo por mi misma. Si finalmente las cosas no salen como esperaba cambio de planes pero nunca me quedaré con la duda si puedo intentarlo. Ya sabéis que tengo alma de mariposa, que me encanta volar. Y que no importa donde ni como pero que haré todo lo posible por seguir volando siempre.
En fin, reflexiones de sábado por la mañana jaja. Se que a veces me pongo filosófica, otras juguetona, a veces triste, contenta, reflexiva, picarona, erótica… pero así soy yo, ya lo sabéis.
Mil besos a todos y pasar un estupendo fin de semana.