lunes, 28 de febrero de 2011

Los Diamantes de Victoria


Dicen que un diamante es una de las mejores maneras de conquistar a una mujer...

Pues aquí os dejo una Web con unos "diamantes" que conquistan mujeres ¡¡y hombres!!

www.losdiamantesdevictoria.com

Los Diamantes de Victoria, todo un surtido de juguetes y cosmética erótica.

Para disfrutar en compañía o en soledad. En cosas de sexo, desde mi humilde opinión al menos, es mejor disfrutar las cosas entre dos, o tres...Pero leí un artículo de una sexóloga que decía que las mujeres que saben disfrutar de su sexualidad en soledad disfrutan más del sexo en compañía.
Así que ya sabéis, animaos chicas a jugar solas en la cama, en la bañera...(me encanta jugar en la bañera). Y chicos, también os podéis animar a jugar pero vosotros sois más de compañía así que animaos y darle una sorpresa a vuestra compañera de juegos ¡y disfrutar!

Otro servicio de los Diamantes de Victoria que me ha parecido lo más, son las reuniones "tuppersex", solo hay que ponerse en contacto con ellos y te organizan una reunión de lo más erótica para que probéis los productos. La organizan en tu domicilio, en un bar...a elegir por la anfitriona.
Si queréis hacer algo divertido y diferente una tarde poneros en contacto con ellos, seguro que lo pasáis genial.

sábado, 26 de febrero de 2011

Colgada como un chorizo Campofrío

La entrada de hoy quiero dedicarla a contar lo que considero mi primera "broma" o al menos eso creo que ha sido, de las muchas que es probable que tendré. Quizás con el tiempo aprenda a diferenciar una llamada seria de una que no lo es, al menos eso espero para no perder mi tiempo. Aunque en este caso, al final, como dice el refrán, "no hubo mal que por bien no viniera".

A eso de las 6 de la tarde, más o menos, recibí una llamada. Un hombre, aparentemente joven, con acento andaluz quiere proponerme algo. Me pregunta si realizo servicios de dominación. Le digo que no, que no he tocado nunca ese tema.
Él me insiste, me dice que no quiere sexo, que a él lo que le gusta es sentirse humillado por las mujeres. Que le insulten, que le traten mal, que le den algún azote, etc.
A pesar de que le dije varias veces que no tengo experiencia en este tema y que es mejor que llame a una chica con experiencia en esto, él insiste en que quiere que sea yo.
Ante su insistencia termino cediendo, no sin antes recordarle una vez más mi inexperiencia. Así que concretamos la hora de la cita y el lugar.
A la hora de la cita estaba en el sitio acordado, esperando un poco nerviosa ante la nueva situación. Todo lo que sea probar cosas me gusta, y toda experiencia nueva es bien recibida, pero me había precipitado al decirle que sí y ahora no podía dejarle tirado. Me podéis imaginar pensado maneras de humillar a un hombre, insultos que decirle, como iba a empezar, como iba a tratarle…Ahora me sonrío solo de pensarlo. Yo, que lo que me gusta es tratar bien a las personas en general, y estoy acostumbrada a hacer sentir como reyes a los hombres que contactan conmigo, me veía en la situación de tener a un hombre dispuesto a dejarse humillar por mí. ¡¡Ni siquiera sabía si iba a ser capaz de hacerlo sin reírme!! Soy muy risueña y me río con facilidad. No me veía en el papel de ama…
Pues así me quedé, esperando en la calle. El hombre en cuestión no cogía el móvil, y no daba señales de vida. Me había dejado colgada, seguramente el que se reía ahora era él pensando en mí esperando en la calle dispuesta a insultarle y humillarle.
Menos mal, que como he dicho, soy muy alegre y me tomo las cosas con bastante humor. Me reí de la situación y me dispuse a irme a casa pero en ese momento sonó mi móvil, era un hombre que esa misma tarde había contactado conmigo para acordar una cita un poco más adelante. Me pide que le recuerde los apartamentos que donde habíamos acordado vernos el día acordado ya que no había tomado nota. Se lo recuerdo, charlamos un rato y termino contándole que me han dejado colgada esperando. Me dice que es una pena que pierda mi tiempo y que él está libre. Me propone vernos en ese mismo momento y acepto sin pensar. Es un hombre con una voz bonita, simpático y muy agradable. Cogí un taxi y me puse en dirección al lugar de la cita. Resultó ser un hombre encantador, atractivo y muy agradable. Pasamos un rato genial.
Así que, al final, como dice el refrán, no hay que por bien no venga. Me dejaron colgada, sí, pero pase un rato de complicidad estupendo con un hombre encantador. Y en realidad, eso es lo que me gusta, es con lo que disfruto, con la complicidad que surge entre dos personas que apenas se conocen.

De esto he sacado dos cosas en claro, una, que hay muchos hombres que se aburren, y dos, que he de pensar más que planes acepto antes de verme en situación que no pueda dominar.

lunes, 21 de febrero de 2011

Momentos de cama



Mientras pasaba la tarde sumergida estudiando la historia de España, mi imaginación ha echado a volar y se ha dejado llevar por el erotismo.
Tomando la historia como referente y quizás permitiéndome alguna que otra licencia poética ha surgido este relato. En realidad, poco hace falta para que mi imaginación eche a volar entrelazándose con momentos de deseo y de pasión.
Por cierto, la imagen es de Nicolás François Tassaert, se llama “La amante cautelosa o precavida”. ¿Os habéis fijado en el detalle del preservativo? Buenísimo.

La reina regente María Cristina recorre cuál león enjaulado sus aposentos. Ha enviado a sus damas a dormir buscando instantes de soledad que la permitan pensar con un poco de claridad.
Los problemas en España van en aumento desde la muerte de su esposo Fernando VII. Los carlistas atacan con saña y su “forzada” alianza con los liberales no termina de convencerla. Pero ¿qué podía hacer?  Los carlistas amenazan gravemente las posibilidades de que su hija Isabel alcance el trono y Dios sabe que por ella, su hija, por su defender lo que por legado le corresponde hará lo que sea necesario. Dios sabe que su hija es el único motivo por el cuál ahora se encuentra entre la espada y la pared.
“¡Maldito Fernando!”, piensa, “tuviste que dejar aquel testamento que me prohíbe casarme de nuevo, de hacerlo, perderé mis derechos de regente y lo que es peor, la tutela de mi hija”.
Un ruido en la puerta hace que el corazón le de un vuelco, es él, Fernando Muñoz. Desde aquel día en que le ofreció su pañuelo para limpiar la sangre que caía de su nariz no había pensado en otra cosa. El pensamiento de ese hombre, de tenerlo en su lecho tocando su cuerpo y haciéndola sentir lo que su esposo había sido incapaz, desplazaba a un segundo plano los problemas de gobierno. “Justo ahora, en esta situación he tenido que enamorarme”.
Sin mediar palabra Fernando la abraza, la entrelaza entre sus brazos y comienza a besarla. La besa primero en la boca, con una pasión que nunca antes había sentido. Saciado por el momento de sus labios continúa besándola el cuello. Recorre su cuello con besos lentos, húmedos. Se entretiene a jugar en el con su lengua y le propicia pequeños mordiscos que hacen que la reina regente comience a excitarse. Desbordada ya por la pasión y por las ganas de sentirle comienza también a acariciarle por encima de la ropa. Trata de sentir su espalda, sus musculosos brazos de hombre de armas, su sexo. Eso es lo que mejor siente, lo roza suavemente y comprueba con claridad su rigidez.
Con una maña digna de alabanza, Fernando, consigue librarla de las interminables capas de ropa con las que viste. Ahora puede sentir bien las manos que recorren su cuerpo, puede sentir la lengua del hombre al que ama jugando con sus pezones, sus manos bajando por sus caderas, apretando sus nalgas.
Con un suave pero firme empujón la tira encima del lecho, Fernando ya con el torso al descubierto se acomoda a su lado. Vuelven a enlazarse en un largo beso apasionado mientras las manos ambos recorren los cuerpos, buscan los sexo el uno del otro. Fernando es el primero en encontrarlo, comienza a acariciar lentamente el sexo de María Cristina, nota su humedad, su deseo. Prolonga las caricias e introduce un par de dedos, lo que hace que la regente gima de placer. Sigue introduciendo estos con movimientos acompasados, deleitándose en como su reina se abandona a sus caricias.
Esta vez, es la viuda le que despoja al guardia de Corps de lo que queda de sus ropas, ve su miembro erecto, duro, deseoso de placer y lo acaricia. Lo acaricia y se lo introduce en la boca. Quiere hacerle sentir lo que él le hacía sentir a ella y comienza a lamerlo, a chuparlo, a juguetear con él. Cuanto más acelera el ritmo más siente como Fernando disfruta y ese pensamiento la excita más a ella.
Cuando el guardia siente que poco más va a poder aguantar tumba a María Cristina de nuevo en el lecho y comienza a penetrarla. Se introduce dentro de ella con una firme embestida y el gemido que ha salido de la boca de su amada no hace más que excitarle en mayor medida. Continúa embistiéndola, primero con un ritmo suave que poco a poco irá acelerando en medida que la excitación de ambos aumenta.
La reina regente siente dentro de ella el sexo de Fernando, siente como entra, y como sin llegar a salir vuelve empujarla. Nunca con su difunto espeso había sentido algo así, nunca había deseado tanto proporcionar placer al hombre que se lo proporciona a ella. Con este pensamiento María Cristina le susurra el oído a Fernando que cambien posiciones y esta vez es ella la que se coloca encima de Fernando, se introduce su sexo dentro y comienza a cabalgarle. Nota como Fernando le acaricia el pecho, se lo agarra, lo aprieta, se pasea con sus manos por su cintura y la deja reposar en sus caderas desde donde la ayuda en el ritmo de los movimientos. Le regente se mueve acompasada por el ritmo que le marca su deseo, combina movimientos circulares, movimientos verticales, ritmos…Cada vez quiere ir más deprisa, nota como su amante le anima a ello con sus movimientos así que acelera, acelera el ritmo hasta un escalofrío recorre su espalda, su sexo, sus piernas, su cabeza…
Agotados por el momento de pasión que acaban de vivir se tumban en el lecho, el uno junto al otro. A pesar del cansancio no dejan de acariciarse, él acaricia el pelo de la reina, ella con el dedo índice recorre los músculos de sus brazos.
En ese instante la reina regente María Cristina decide que ningún trono podrá apartarla de los brazos de ese hombre que conseguí hacer que actuara como una meretriz.

jueves, 17 de febrero de 2011

Caminante no hay camino


Caminante son tus huellas
El camino nada más;
caminante no hay camino
se hace camino al andar.
Al andar se hace camino
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante, no hay camino
sino estelas sobre el mar.
¿Para que llamar caminos
A los surcos del azar...?
Todo el que camina anda,
Como Jesús sobre el mar.

Yo amo a Jesús que nos dijo:
Cielo y tierra pasarán
Cuando cielo y tierra pasen
mi palabra quedará.
¿Cuál fue Jesús tu palabra?
¿Amor?, ¿perdón?, ¿caridad?
Todas tus palabras fueron
una palabra: Velad.
Como no sabéis la hora
En que os han de despertar,
Os despertarán dormidos
si no veláis; despertad.
ANTONIO MACHADO
Cuando cielo tierra pasen lo que quedará será el camino.
El camino que hemos elegido en nuestra vida, las huellas que hemos dejado al andar.
Antes de que llegue mi hora quiero poder recordar,
Las sendas que he recorrido y poder sentir que plenamente he vivido.

Anda que vaya cameo pético que me he marcado…

Nada como este poema del gran poeta de la generación del 98 para deciros que hagáis vuestro camino sin volver la vista atrás. Por que dicen que mirar atrás es bueno a veces, pero puede suponer el dejar de avanzar.

¡¡Otro!! ¡¡¡ Hoy estoy que me salgo!!!

En lugar de en el mundo del escorting debería haber pensado en probar en el mundo de la poesía. Pero creo que eso no sería tan estimulante...Aunque ¿quién dice que no pueda ser Alejandra, la escort poeta?
He descubierto que puedo ser lo que quiera, solo tengo que mover la nariz y dar tres golpes con los talones de mis preciosas bailarinas rojas.




lunes, 14 de febrero de 2011

Mi número de teléfono


¡¡¡Por fin!!! Ya tengo el nuevo número de teléfono en el que podréis contactar conmigo. Aún no tengo la línea activada pero imagino que mañana ya estará activo y me podréis llamar sin problemas.
¡¡¡HABLAMOS!!!

                            626-15-69-72

domingo, 13 de febrero de 2011

"Quiero ser escort"


El sol ha abandonado Madrid, las nubes grises se han vuelto a adueñar del cielo y los rayos del sol hoy no alcanzan esta ciudad.
Mientras paso esta tarde de domingo tranquila en casa, protegida del frío que se adueña de las calles, descansando, viendo las películas de serie B que ponen en la tele, pienso en esto del escorting.
Hace apenas unos meses que decidí empezar en esto, hace unos meses que decidí probar cosas nuevas, aquello que siempre me había llamado la atención pero que nunca me había atrevido a probar. Un día que no queda muy lejos aún me armé de valor y me dije: “no me voy a quedar con las ganas de probarlo. Si no lo hago ahora ¿cuándo?” Era el momento oportuno, la situación me empujaba un poco a ello y me lancé a la piscina.
Puse un anuncio en una página de contactos y me senté a esperar.
Pequé de ingenua al imaginar que es fácil entrar en este mundo. Creí que un anuncio bastaría para que se me llenara el e-mail de correos,  poco a poco fui descubriendo que no es suficiente.
¿Sabéis la cantidad de chicas que se anuncian? ¿Es que la profesión de moda es la de scort?
Me di cuenta de que lo primero que necesitaba eran unas buenas fotos, luego necesitaba un buen anuncio con un perfil diferente en una buena página de escorts.
Con la web saturada de pechos enormes y morros gordos prometiendo placer, sexo y detallando un sin fin de cosas que pueden hacer con la lengua, me di cuenta de que mí punto diferente tendría que ser la redacción. Sí, sí, la redacción. No podía poner un anuncio más del tipo: "joven estudiante muy caliente y juguetona, muy cariñosa, a la que le gusta besar, que realiza griego, francés hasta el final, la postura del león cordobés devorando a sus cachorros, el helicóptero, etc, etc..." Bueno, creo que os hacéis una idea del tipo de anuncio al que me refiero, después de curiosear y ver los anuncios de mis múltiples compañeras, pensé que mi perfil (mi anuncio) tendría que ser diferente, y que por él debería llamar más la atención que las tetas de la talla 200 que tendría a mi lado.
Si habéis curioseado por mi blog y habéis visto mis fotos sabréis que no soy una exuberante rubia de pechos despampanantes y morros gordos y carnosos. Soy una discreta joven, fina, mona, elegante...Así que redacté un perfil acorde a mi, discreto, elegante, fino...
Con el perfil redactado, las fotos hechas y con la ayuda de una mariposa que me dijo donde debería anunciarme para conseguir clientes con un perfil determinado, aquí estoy, esperando a mañana para ir a por mi móvil nuevo y preparada para publicar mi anuncio.
Sí, sí, habéis leído bien, preparada para publicar mi anuncio. Aún no tengo anuncio publicado, el primero que puse en la página de contactos lo eliminé, la mayoría de los interesados no se correspondían al perfil de hombre que buscaba, aunque he de reconocer que conocí a algunos hombres muy interesantes…
Bueno, miento, en Escorts Castilla tengo un enlace a mi blog. Pero por el momento es el único.
Y pensaréis ¿qué clase de escort eres si ni siquiera tienes un anuncio? Pues a veces yo también lo pienso, es verdad, pero esta soy yo. Una joven curiosa que está intentando hacerse un hueco en este mundo atiborrado de mujeres exuberantes, una mujer llena de pasiones, de deseos, de fantasías que está deseando poder realizar. Una joven mujer que no imaginaba que introducirse en esto era más complicado de lo creía, una escort que terminará levantando los deseos más pasionales en los hombres.

jueves, 10 de febrero de 2011

Mis canciones

A todos aquellos rendidos al encanto de una mujer.

En el proceso de dejarla
De mi vida arrancarla
vuelve a pedir perdón
Y me someto a los instintos
Convenciéndome sus besos
y mí juicio es el error

Tal vez mi futuro esta en sus mano
Y si acaso es un pecado
Que le voy a hacer
No sé como puede ser tan bella
Y a la vez envenenarme
con su dosis de miel
Ella tiene un tóxico agridulce
la sustancia de mi amor, tiene el control

Su maldito veneno
Que viene en frasco de besos
en botecitos de miel
me engatusa el sentido
soy un ilustro perdido
Que vende el alma
por la sensatez
Por su maldito veneno
esto se va a poner feo
y ya verán lo que haré
Voy a jugar con el fuego
A derretir este hielo
no moriré por una mujer



lunes, 7 de febrero de 2011

Rosas rojas



Cielo, gracias por este maravilloso regalo. Es un ramo precioso, has sabido acertar al elegirlo para mi.
Las rosas son símbolos antiguos del amor y de la belleza, las rosas rojas en concreto simbolizan el amor y la pasión, una pasión que dejaremos correr en el momento en el que nuestros caminos se crucen.
Gracias por este detalle, son favulosas.


sábado, 5 de febrero de 2011

Toda una Top Model

¡¡¡YA TENGO LAS FOTOS!!!




No es porque yo lo diga pero han quedado genial.

Ha sido una experiencia muy satisfactoria, lo pasé genial posando y descubrí que soy toda una modelo. Posturita por aquí, posturita por allí...¡¡he nacido para esto!! Estaba en mi salsa.
Ayudo mucho la labor de Jorge, el fotógrafo que me ha hecho las fotos, con el que conecté desde el primer momento, me hizo sentir muy cómoda y a gusto por lo que no me costó nada soltarme.
Además de buen fotógrafo es encantador, hizo que no solo fuera una sesión de fotos si no que también fuera una tarde muy divertida. Aunque en las fotos no se puede apreciar me pasé la tarde riendo, ¡¡¡¡incluso en alguna salgo riendo a carcajadas!!!! Salí encantada del estudio y con la promesa de volver.

En los gadget de la derecha del blog he puesto algunas de ellas para que las vayáis viendo, espero que os gusten.


jueves, 3 de febrero de 2011

Principiante

Acabo de salir de la bañera de darme un baño de espuma. Estoy completamente relajada y lista para una noche de descanso.
Mañana tengo la sesión de fotos. Estoy nerviosa. Es la primera vez que voy a posar y no sé que tal me saldrá. El fotógrafo ha tratado de quitarme los nervios, dice que él me guiará en las poses, los movimientos, qué sabrá sacar mi yo modelo.
Le he dejado claro que no quiero nada vulgar, quiero unas fotos sensuales pero elegantes. Sugerentes, nada exuberantes ni groseras. Algo así no va conmigo.
Por fin voy a tener mi book. Tengo ganas de ver el resultado.
Cuando las tenga pondré algunas en el blog, para que las veáis, para que me veáis.
Por cierto, dentro de muy poco pondré en el blog mi número de teléfono, se que hasta ahora no lo he hecho y solo tenéis el correo para contactar conmigo, pero es que de momento el número que utilizo es el personal y como comprenderéis no lo quiero colgar en la Web.
Perdonad estos pequeños detalles pero a esta mariposa que acaba de nacer le falta mucho por aprender. Cosas de ser novata.

martes, 1 de febrero de 2011

Sentir


He llegado a casa filosófica y apasionada, y de esta combinación ha salido esta reflexión a la que venía dándole vueltas en el camino de vuelta a casa.
Habiendo dejado a Descartes en clase hace unas horas, retomo algo suyo que me ha hecho pensar. "Pienso, luego existo", famosa frase que todos alguna vez hemos escuchado y cuando esta tarde la he escuchado de nuevo inmediatamente después he pensado: "disfruto, luego siento". No solo pensar es existir, existir también es sentir, sentir la brisa al despojarme de mis ropas, sentir el roce de una caricia, la humedad de unos labios recorriendo mi cuerpo...Sentir me hace darme cuenta de que existo, pensar me hace ser consciente de ello.
Sentir esas mariposas de nerviosismo en el estómago, la excitación previa. Sentir como una mano roza mi escote y despacio comienza a desabrochar los botones de mi casa. Sentir el cambio de temperatura al verse mi torso descubierto y como esas mismas manos que me han comenzado a desnudar recorren mi cintura para posarse en mis caderas. Sentir como mi cuerpo se acerca a otro cuerpo y sentir el calor y la excitación de la otra persona. Sentir en mis manos el tacto de su espalda descubierta, rozarla suavemente con mis uñas y poder llegar a sentir el escalofrío que recorre su cuerpo. Sentir sus labios recorriendo mi cuello, bajando por mi pecho, deleitándose en mi ombligo. Sentir con los míos el contacto en su piel y recorrer con ellos los puntos flacos de su anatomía. Sentir como mi cuerpo está desnudo, como va siendo besado, acariciado, deseado. Sentir la unión de dos cuerpos, desnudos, sin nada que ocultar salvo lo que el pensamiento esconde.
No basta con pensar, hay que sentir para existir.